Su problema es que le falta él. Su problema era que le sobraba ella.
Lady Pamplemousse.

Lady Pamplemousse.

Es que se me haría raro ver una foto mía de niña y ver que casi no queda nada "original" de mí. Era esa la duda.
Anónimo

La mejor respuesta que puedo darte, tomándome esto en serio, es que me maquillo para hacerme el desayuno y, mientras me quemo las manos con la ardiente taza de café, se me corre el rímel a causa del llanto que me produce tanto pensar como susurrar “¿En qué me he convertido?”. Tiro el café, me corto las venas y ahí estoy yo: en tacones, con el pijama gris de lunares blancos, la enorme bata de terciopelo morado eléctrico y mi rímel corrido, sintiendo como la vida se escapa de mi cuerpo, al mismo tiempo que mis maquillados labios en rojo pasión tiemblan de debilidad y ansiedad junto con todo mi cuerpo, pero a distinto son. Me lamento porque yo escogí esta vida y muero desangrada y con la intimidad borrada.

No, tío, casi nunca me maquillo y sigo teniendo cara, mi cara.

Anxiety

Anxiety

herimelde:

¡Chicos/as, me he apuntado al concurso de L’Oréal Paris Chica Miss Manga! 

¿Queréis que Heri sea la Chica Miss Manga de julio 2014? Entonces, pinchen en el corazoncito que hay sobre mi cabeza para votarme, una vez hayáis llegado a este enlace.

La foto es ésta:

¡Muchas gracias de antemano por vuestra colaboración!

¡Nos vemos la semana que viene, saludos!